Kathy Zuluaga

 

Esta semana Kathy Zuluaga me ha mandado por correo uno de sus cuentos y he pensado que podía ser una buena opción compartirlo con vosotros para que veáis la forma que tiene Kathy de transmitir las actitudes que tomamos en la vida, es una forma de entender claramente que en muchas ocasiones no tenemos la actitud adecuada,

Os dejo con el cuento:

 

El Gato y la ventana

 

Gato, era un gato casero al que le encantaba mirar por la ventana, se recreaba mirando a los pájaros, a las mariposas, a la gente pasar. Gato soñaba con salir, con explorar… con  ver el mundo. Pero su dueña no le dejaba salir, le decía que era por su propio bien, para protegerlo. Pasaron los años y gato seguía mirando por la ventana… soñando.

 

Un día apareció por la ventana Boo, una gatita de la calle, muy mona y juguetona, que representaba para Gato todo lo que él deseaba… libertad. Gato y Boo se hicieron muy amigos, ella venia todos los días a verlo y a contarle sus batallas callejeras, pero un día le contó a Gato una historia muy triste de un gato que consiguió la ansiada libertad y murió en el intento, esto le produjo a Gato un miedo tremendo, la imagen de felicidad de su tan ansiada libertad se había convertido en algo oscuro, en la calle habían muchos peligros que él no conocía, coches, perros… y todas las ilusiones que tenia de conocer el mundo se fueron desvaneciendo.

 

Gato se sentía por una parte afortunado de estar en una casa protegido, pero por otra en su corazón sabía que nunca llegaría a ser feliz del todo.  Con el tiempo Gato se convirtió en un gato triste y vago, sin ilusiones, su dueña al ver la tristeza en su mirada, supo que era el momento de dejarlo volar, así que decidió abrirle la ventana y dejarlo que viviera, le invito a conocer el mundo “Gato puedes salir” le dijo, “ve a cazar mariposas, a jugar con la nieve, a correr por las calles” pero Gato permaneció impasible.  Boo vino en su busca, “vamos amigo Gato, es tu oportunidad, por fin veras todo lo que el mundo puede ofrecerte” le dijo, pero Gato se negó, no quería salir de su zona de confort, tenía miedo “Aquí tampoco se está tan mal” pensaba, ¿Y si me pasa algo? ¿Y si me encuentro a un perro? ¿Y si me atropella un coche?Sus creencias limitantes no le dejaban dar un paso hacia adelante, pasar el umbral de la ventana y conocer ese mundo que toda la vida había soñado. Pasaban los días y la ventana seguía abierta y Gato no salía…. Solo miraba..

 

Un día, en la ventana vio cómo su amiga Boo tenía problemas, Boo gritaba “ayudamee Gato” pero el miedo de salir lo tenía paralizado, Boo seguía pidiendo ayuda… y al final por fin Gato sacó el valor de su interior y lleno de coraje salió a ayudar a su amiga. Logró sacarla del apuro y Boo en agradecimiento le llevo a conocer mundo “Tranquilo Gato” le Cuentos-de-la-felicidaddijo “Yo estaré a tu lado” Gato aunque con mucho miedo, poco a poco y paso a paso fue andando por las calles, recorriendo los parques, los campos, bebiendo agua de las fuentes, cazando mariposas y cumpliendo con sus sueños.

 

Al anochecer regresó a su casa, se posó en la ventana mirando al horizonte, ese horizonte que siempre quiso explorar y hoy por fin lo había explorado y se sintió muy feliz, miro a su dueña agradecido y feliz, tomo conciencia de que podía tener las dos cosas, su hogar con su dueña y explorar la vida cada día y se dijo “Nunca más dejaré que mis miedos me impidan hacer algo que realmente quiero”

FIN

kathy Zuluaga

Kathy Zuluaga es Coach, Manager de un gran empresa y actualmente esta escribiendo un Mini-ebook titulado  “Cuentos de la felicidad” podrás conocer mas sobre ella a traves de www.kathyzuluaga.com